silviasanmartin.com
Silvia San Martín
Clases

Entradas con la etiqueta ‘educación’

¿QUÉ HACEMOS CON LA EDUCACIÓN?

viernes, 28 de octubre de 2016

foto-educacionLa viñeta muestra claramente lo que está pasando en las escuelas españolas y esto tiene que acabar, si queremos que la educación sirva para algo.

Es fundamental que los padres eduquen a los hijos en el respeto a los profesores y a sus compañeros para que la convivencia en las aulas sea tranquila y los alumnos puedan aprender.

Los profesores saben hacer su trabajo muy bien, pero tienen que dejarles hacerlo. Los profesores no quieren fastidiar a nadie; quieren que los alumnos aprendan y para ello dedican muchas horas fuera del horario lectivo a preparar clases y a corregir exámenes, entre otras cosas.

Cuando un alumno suspende, en el 99 % de los casos, es porque no estudia, entonces no tiene ningún sentido que los padres vayan al colegio a quejarse del profesor, porque así no le están haciendo ningún favor a su hijo. Si este está en casa todo el día con el mv y el ordenador es evidente que no estudia y, en consecuencia, tiene muchas papeletas para suspender. Luego los padres se sorprenden al ver sus notas. Pero… ¿Qué esperaban?

Estudiar requiere un esfuerzo. Uno no va a aprobar con solo ir a clase y no hacer nada. Siempre ha sido así. La diferencia es que hace unas décadas, de treinta alumnos que había en clase suspendían cinco y ahora, en muchos casos, sucede lo contrario, de treinta aprueban cinco.

Tampoco ayuda el que los padres les compren todo a sus hijos, aunque no hagan nada; ni ayuda el hecho de prometerles un regalo muy caro si aprueban, porque así el hijo les hará chantaje la próxima vez que quiera algo: “Si no me vas a comprar esto, no estudio”.

Creo que todas las personas implicadas deben ser responsables. Los alumnos tienen que estudiar, porque ese es su trabajo en este momento de sus vidas; los padres tienen que inculcarles el valor del esfuerzo; los profesores, por su parte, tienen que enseñar y ayudar a los alumnos en lo que puedan. Si todos hicieran su trabajo, habría menos problemas con la educación.

Es muy simple: “Si estudias, apruebas”. No hay nada más. Y es absurdo que muchos padres hoy en día se pongan de parte de su hijo, aunque no haga nada, y luego vayan al colegio a echar la culpa al profesor porque su hijo ha suspendido.

Lo mismo pasa con el acoso escolar. Los padres tienen que responsabilizarse de lo que hacen sus hijos, que para algo adquirieron una responsabilidad muy grande cuando decidieron tenerlos. Si su hijo molesta en clase y acosa a los compañeros, son sus padres los que tienen que tomar medidas para cortar la situación.

Cada vez que en las noticias hablan de algún caso de acoso escolar, rápidamente se tiende a culpar al colegio y a los profesores, cuando, en muchos casos, estos están atados de pies y manos. Lo primero que se debería hacer es cambiar la ley del menor, ya que un adolescente de 13 años de hoy no es igual que uno de hace décadas y, por tanto, en la mayoría de los casos, sabe perfectamente lo que hace. Mientras esto no ocurra, los profesores poco pueden hacer, porque los adolescentes están excesivamente protegidos hagan lo que hagan. En última instancia, son los padres los que deberían responsabilizarse de los actos de sus hijos, mientras estos sean considerados menores. La educación empieza en casa; al colegio se va para aprender.

Seamos coherentes para que el sistema educativo mejore, aceptando cada uno nuestra responsabilidad, antes de que sea demasiado tarde.

LA EDUCACIÓN QUE NO EDUCA

viernes, 10 de diciembre de 2010

El sistema educativo en España no funciona; ésto no es nada nuevo. A los alumnos les da igual aprender, pero, claro, teniendo en cuenta que para ser Ministro no hace falta tener una carrera, cabe pensar que hasta hacen bien. Éso sí, así va el País luego…

En los colegios públicos los profesores se han convertido en niñeras, que tienen que mantener a raya a los alumnos, por lo que apenas disponen de tiempo para enseñarles algo.

Luego pasan a la universidad donde, con mucho esfuerzo, los que hayan conseguido llegar hasta ahí, podrán obtener un título con el que engrosar las listas del paro.

Los que tienen dinero lo tienen un poco más fácil: pueden ir a un buen colegio y, con ayuda de un buen profesor particular, algunos consiguen aprender, además de aprobar.

Después está la universidad. Aquí la cosa está mejor, éso para los que consiguen llegar a ella, que no son muchos, a pesar de que cada año la prueba de acceso es más fácil. El tema de la nota para estudiar la carrera deseada ya no preocupa mucho, porque el que tiene dinero se va a la privada y entra igual. Una prueba más de que el dinero lo compra todo… O casi todo. ¡Y si no que se lo digan a la Campanario, que ahora quiere convertirse en dentista!

Y mejor no hablar de las cámaras ocultas que están poniendo en algunos colegios, sin decírselo a los padres ni a los alumnos y a veces ni a los profesores…¡Y ésto no es broma, que yo misma lo he comprobado! Ya sólo faltaba consentir que graben a los profesores dando clase… ¿Es que no hay otra solución para los problemas en la escuela? Por ello, yo seguiré enseñando y educando a mis alumnos y el sistema educativo que lo arregle quien tenga que hacerlo, porque los profesores ya no damos más de sí.

Espero que alguien arregle pronto esto, porque España lleva camino de convertirse en un país de analfabetos… ¡Qué vuelva el B.U.P. y el C.O.U. por favor!