silviasanmartin.com
Silvia San Martín
Clases

Entradas con la etiqueta ‘Alejandro Sanz’

ALEJANDRO SANZ Y LOS SUEÑOS CUMPLIDOS

Martes, 6 de diciembre de 2016

6Ayer, 5 de diciembre, fui por segunda vez en mi vida a un concierto de Alejandro Sanz.

La primera vez fue en el 2001 en el concierto que dio en el Vicente Calderón. Aquella vez fui como periodista, invitada por su agencia de representación, y recuerdo que me lo pasé muy bien, pero el concierto en sí no lo recuerdo mucho; recuerdo más la fiesta posterior con Miguel Sáez, Raúl, Coyote Dax y los que nos encontrábamos siempre en todas las fiestas.

Esta vez quería vivir el concierto y tengo muy claro que la mejor forma de hacerlo es sentarte en las gradas, frente al escenario, con los amigos, y disfrutarlo sin más. Si vas como prensa o como invitado al final tienes que estar haciendo relaciones públicas y no puedes estar muy pendiente de lo que pasa en el escenario.

Además, en esta ocasión quería ver a Alfonso Pérez, al que hace años que no veo porque está siempre trabajando, ya que todo el mundo quiere tocar con él. Es uno de los mejores músicos de este país y toca con el alma y el corazón y eso se nota. Lo aprecio muchísimo, porque es una gran persona y por eso quería ir a verlo actuar, para disfrutar de su arte y de su talento. Y es que una se alegra al ver que a los amigos les va tan bien.

3El concierto de Alejandro Sanz estuvo muy bien y tuve el placer de disfrutarlo con mi amiga Cris, a la que le encantó. A un concierto de Alejandro siempre hay que ir porque es un espectáculo. Mi momento preferido fue el “Viviendo de prisa”, que invita a saltar sin parar. Otra canción que me gustó mucho fue “A que no me dejas” con Alfonso al piano. Otras grandes canciones para mí fueron “La música no se toca”, “Camino de rosas”, “Looking for paradise” con la gran voz de Sara Devine y “Capitán tapón”, entre otras.

Sin embargo, las colaboraciones no me convencieron mucho esta vez; esperaba algo más. Hubiera estado bien que en el fin de gira hubiera venido Marc Anthony a cantar con él “Deja que te bese”, además de otros artistas españoles. El dueto con Malú “Desde cuándo” me gustó mucho. El “Corazón partío” con José Mercé no me convenció. Y Miguel Poveda no es un artista que a mí me guste mucho, aunque canta bien.

Eso sí, los chicos de La Voz cantando antes del concierto y el coro de los niños creo que sobraban; la verdad es que aburrían un poco porque el público a quien quería ver era a Alejandro.

Yo intenté llevar a través del móvil un poquito de ese concierto a mi amiga Patricia, que estaba en Logroño, a mi amiga Montse, que estaba en Burgos, a mi amigo Álvaro, que el pobre está en China trabajando, y a los chicos, que estaban fuera esperándonos para irnos de fiesta después. Espero haberles llevado a todos ellos un poquito de alegría con la música de Alejandro.

Al final, como dijo Alejandro, de lo que se trata es de que nos miremos a los ojos… A ver si todos somos más humanos, que lo que cuenta es el día a día. El concierto fue espectacular y, una vez más, el post-concierto fue insuperable; hacía tiempo que no bailaba tanto.

Pase lo que pase, siempre nos quedará la música.

1

Lo mejor de La Voz: la vuelta de Melendi

Jueves, 22 de septiembre de 2016

voiceAyer por fin volvimos a disfrutar de ese programa de televisión llamado La Voz. La verdad es que es muy previsible, pero nos divierte.

Lo mejor de esta edición es la vuelta de Melendi, Melen para los amigos, al que se echaba de menos. Tiene carisma y sabe lo que necesitan los artistas para estar sobre el escenario y encima nos divierte. Esperemos que nos dé grandes momentos. Aunque sí que se echa un poco de menos la espontaneidad de Laura Pausini. La mayoría de los concursantes se va con Alejandro Sanz porque saben que es con el que pueden tener más proyección internacional y, además, el fenómeno fan tira mucho; eso sí, como siga invitándolos a todos a cantar en su concierto de Madrid para que se vayan a su equipo, el concierto puede durar cinco horas. Malú con su templanza también nos dará muy buenos ratos. Manuel Carrasco todavía tiene que soltarse más. Y no nos olvidemos de Jesús Vázquez, gran conductor del programa, así como de los músicos que forman la banda y que están haciendo un gran trabajo, aunque apenas los veamos.

Por lo demás, los concursantes no deberían olvidar que la voz es importante, pero que hace falta mucho más para triunfar en el mundo de la música. Ayer una concursante señalaba que lo que importa es la voz y no el físico, pero es que en la industria de la música el marketing cuenta mucho y tener una buena voz no es suficiente. Si no, veamos qué ha pasado con Rosa de OT que no ha tenido la misma repercusión en el tiempo que otros compañeros suyos.

El programa también contó con esa dosis de flamenco a la que ya nos tiene acostumbrados, algo que no se entiende muy bien, porque más de la mitad de los españoles ni escucha ni canta ni baila flamenco. Una cosa es que sea típico de España y otra que tenga que monopolizar el programa, edición tras edición.

Por otro lado, no sé por qué -bueno, me lo imagino- cuando un concursante canta en inglés rápidamente le insinúan que debería cantar en español. Vale, estamos en España, pero ya sabemos como está aquí el mercado de trabajo y la industria de la música, así que no pasa nada porque algunos canten en inglés, porque igual tienen que ir a buscarse la vida fuera. Lo ideal sería que supieran cantar en los dos idiomas.

Lo malo de este programa es que a veces destrozan canciones como ocurrió ayer con “La Mala Costumbre” de Pastora Soler. Pero es que Pastora es mucha Pastora…

Realmente el protagonismo lo tienen Alejandro, Malú, Manuel y Melendi, porque ya sabemos que pocos conseguirán triunfar en la música y, mucho menos, tener una carrera a largo plazo. El programa nos divierte, pero queremos que hablen más con el corazón y que dejen a un lado el cerebro, porque lo que queremos es más emoción, no un buenrollismo, que igual no es real. Si todos están de acuerdo en todo y no hay variedad de opiniones, esto puede ser un poco aburrido.

Eso sí, por favor no nos bombardeen con tanta publicidad, que algunos madrugamos y no queremos tener que gastar más corrector de ojeras de la cuenta por un programa de televisión.

Vuelve la voz; vuelve la ilusión.

Martes, 24 de marzo de 2015

L.P.Ayer volvió el programa La Voz a la televisión y con él regresó la ilusión, porque este programa va de sueños; por eso gusta tanto a la gente. El primer programa de esta nueva temporada ha arrasado con un 28,1% de share y más de cuatro millones y medio de telespectadores.

Por un lado, este programa nos permite disfrutar de la espontaneidad de los cuatro coaches: Alejandro Sanz, Laura Pausini, Malú y Antonio Orozco. Los cuatro grandes artistas ponen su arte y su experiencia al servicio de los nuevos talentos. Por otro lado, los concursantes tienen la oportunidad de darse a conocer mediaticamente, algo muy importante en el tan difícil mundo de la música, donde hay grandes talentos, pero cada vez menos oportunidades.

Además, siempre nos encontramos con alguna sorpresa. En el primer programa hemos podido comprobar cómo Iván y Mikel Herzog siguen los pasos de su padre. También pudimos ver a Juañarito, el sobrino de José Mercé, que consiguió que los coaches subieran al escenario a cantar por bulerías.

Y es que La Voz engancha al público porque es el reflejo de que los sueños pueden hacerse realidad y los concursantes tienen la gran oportunidad de aprender de los mejores. Desde aquí podría decir muchas cosas buenas de los coaches, con los que he tenido la oportunidad de compartir momentos de mi vida, ya fuera entrevistándolos, asistiendo a sus ruedas de prensa o a sus conciertos, pero no quiero enrollarme así que simplemente les mando un saludo desde aquí, igual que a Jesús Vázquez.

Muchas veces mis estudiantes de español me dicen: “Yo me dedico a esto porque necesitaba una buena forma de ganarme la vida, pero realmente lo que me gustaría hacer es esto otro”. Ojalá todos naciéramos con las necesidades básicas cubiertas de por vida, para poder dedicarnos a lo que realmente nos gusta. Mientras tanto, soñaremos con los concursantes cada lunes, esperando que sepan aprovechar esta gran oportunidad que les brinda la vida.

Por cierto, Laura, si necesitas clases de español para perfeccionar tu nivel, llámame.