silviasanmartin.com
Silvia San Martín
Clases

Archivo de la categoría ‘Educación’

Alumnos condenados a repetir

domingo, 16 de julio de 2017

El año que viene no habrá exámenes en septiembre en Madrid, porque así lo han decidido los que deciden sin saber muy bien por qué. Es un gran error. Los alumnos estarán condenados a repetir. Y eso no es todo: muchas academias tendrán que cerrar, puesto que en verano nadie se apuntará, aumentando así el paro.

Por un lado, si un alumno suspende cuatro asignaturas, por poner un ejemplo, y tiene que recuperarlas en un par de semanas, no lo podrá hacer, por lo que estará condenado a repetir. A veces los estudiantes no aprueban porque no estudian, pero otras veces se debe a problemas personales, a nervios… Yo he tenido alumnos que han suspendido seis asignaturas en junio y las han recuperado en septiembre, sacrificándose todo el verano. Esto al año siguiente será imposible.

Por otro lado, muchos profesores se quedarán en paro y muchas academias tendrán que cerrar. Si solo pueden trabajar ocho meses al año, como mucho, su trabajo ya no será rentable, y el negocio de las academias tampoco, porque no merece la pena pagar un local y todos los gastos que eso conlleva para tener que cerrar durante tres meses.

Por todo ello, la aprobación de eliminar los exámenes de septiembre a partir del próximo año es un gran error. Una de esas ocurrencias que ha tenido alguien, sin contar con la comunidad educativa y sin pensar en las consecuencias de sus actos. No sé si es que la educación ya no les interesa o si simplemente les da todo igual.

¿QUÉ HACEMOS CON LA EDUCACIÓN?

viernes, 28 de octubre de 2016

foto-educacionLa viñeta muestra claramente lo que está pasando en las escuelas españolas y esto tiene que acabar, si queremos que la educación sirva para algo.

Es fundamental que los padres eduquen a los hijos en el respeto a los profesores y a sus compañeros para que la convivencia en las aulas sea tranquila y los alumnos puedan aprender.

Los profesores saben hacer su trabajo muy bien, pero tienen que dejarles hacerlo. Los profesores no quieren fastidiar a nadie; quieren que los alumnos aprendan y para ello dedican muchas horas fuera del horario lectivo a preparar clases y a corregir exámenes, entre otras cosas.

Cuando un alumno suspende, en el 99 % de los casos, es porque no estudia, entonces no tiene ningún sentido que los padres vayan al colegio a quejarse del profesor, porque así no le están haciendo ningún favor a su hijo. Si este está en casa todo el día con el mv y el ordenador es evidente que no estudia y, en consecuencia, tiene muchas papeletas para suspender. Luego los padres se sorprenden al ver sus notas. Pero… ¿Qué esperaban?

Estudiar requiere un esfuerzo. Uno no va a aprobar con solo ir a clase y no hacer nada. Siempre ha sido así. La diferencia es que hace unas décadas, de treinta alumnos que había en clase suspendían cinco y ahora, en muchos casos, sucede lo contrario, de treinta aprueban cinco.

Tampoco ayuda el que los padres les compren todo a sus hijos, aunque no hagan nada; ni ayuda el hecho de prometerles un regalo muy caro si aprueban, porque así el hijo les hará chantaje la próxima vez que quiera algo: “Si no me vas a comprar esto, no estudio”.

Creo que todas las personas implicadas deben ser responsables. Los alumnos tienen que estudiar, porque ese es su trabajo en este momento de sus vidas; los padres tienen que inculcarles el valor del esfuerzo; los profesores, por su parte, tienen que enseñar y ayudar a los alumnos en lo que puedan. Si todos hicieran su trabajo, habría menos problemas con la educación.

Es muy simple: “Si estudias, apruebas”. No hay nada más. Y es absurdo que muchos padres hoy en día se pongan de parte de su hijo, aunque no haga nada, y luego vayan al colegio a echar la culpa al profesor porque su hijo ha suspendido.

Lo mismo pasa con el acoso escolar. Los padres tienen que responsabilizarse de lo que hacen sus hijos, que para algo adquirieron una responsabilidad muy grande cuando decidieron tenerlos. Si su hijo molesta en clase y acosa a los compañeros, son sus padres los que tienen que tomar medidas para cortar la situación.

Cada vez que en las noticias hablan de algún caso de acoso escolar, rápidamente se tiende a culpar al colegio y a los profesores, cuando, en muchos casos, estos están atados de pies y manos. Lo primero que se debería hacer es cambiar la ley del menor, ya que un adolescente de 13 años de hoy no es igual que uno de hace décadas y, por tanto, en la mayoría de los casos, sabe perfectamente lo que hace. Mientras esto no ocurra, los profesores poco pueden hacer, porque los adolescentes están excesivamente protegidos hagan lo que hagan. En última instancia, son los padres los que deberían responsabilizarse de los actos de sus hijos, mientras estos sean considerados menores. La educación empieza en casa; al colegio se va para aprender.

Seamos coherentes para que el sistema educativo mejore, aceptando cada uno nuestra responsabilidad, antes de que sea demasiado tarde.