silviasanmartin.com
Silvia San Martín
Clases

estrella-trans Novedades

El valor no está en el dinero

Parece que los adolescentes cada vez estudian menos, es una realidad; por lo menos, en nuestro país. Empiezo a pensar que no estudian porque saben que eso no les garantiza un trabajo bien remunerado, pero es que nadie les ha enseñado que el valor no está en el dinero.

Vivimos en un mundo materialista donde se necesita el dinero para todo. Y gran parte de la culpa la tienen esos políticos que han permitido una burbuja inmobiliaria donde el derecho a una vivienda digna es algo teórico y donde las condiciones laborales han caído en picado. Antiguamente, las empresas tenían que pagar más a los trabajadores que hubieran ido a la universidad. Hoy en día nos encontramos con trabajadores muy cualificados con sueldos de miseria, mientras que otros que no han hecho nada en su vida viven mucho mejor… O no.

Y la realidad es que no viven mejor, porque tienen más dinero pero frecuentemente no son más felices. Afortunadamente, los llamados “Millennials” han comprendido que lo de trabajar para la misma empresa toda la vida e hipotecarse ya no funciona; quieren vivir experiencias.

España necesita un cambio radical. La idea arraigada de que para tener un buen futuro hay que ser funcionario habría que quitarla ya. Sí, ser funcionario te garantiza un sueldo para toda la vida, probablemente en un trabajo aburrido al que tendrás que acudir cada día… Hay que enseñar a los adolescentes que ese no es el camino hacia la felicidad. Cada uno debería dedicarse a lo que quisiera, estudiar para tener una buena educación y luego buscar el modo de salir adelante. Evidentemente, el mercado laboral tiene que cambiar, porque si la gente no gana dinero no hay consumo; se necesitan sueldos dignos.

Pero muchas veces es más feliz la gente que menos tiene, porque saben disfrutar de las pequeñas cosas y se dedican a lo que quieren. Las grandes ciudades se están quedando obsoletas, porque ya no necesitas vivir en ellas para tenerlo todo; internet nos ha abierto al mundo. Y con sueldos de miseria y precios de alquileres por las nubes, quizá ya no merece la pena vivir en ellas. Al final, serán sitios turísticos y sitios de trabajo, nada más.

En definitiva, quien triunfa es aquel que puede dedicarse a lo que le gusta y que hace lo que quiere, aunque gane menos dinero. Últimamente se habla mucho del derecho a la desconexión. Señores, eso siempre ha existido y siempre existirá; se llama apagar el móvil, que parecemos tontos.

Volver a la página de Novedades
silviasanmartin.com
diseño web caosmental.com